El chorizo vela es recto y no muy ancho (entre tres y cuatro centímetros). Suele tener unos 40 centímetros de longitud, lo que hace que tenga forma de cirio, de donde podría venir su nombre. Este chorizo no se cocina, y se come tal cual ya sea en tablas, tapas, bocadillos, etc…