Chorizos de herradura, que es una sola pieza y que se ata con una cuerda en los extremos para poderlo colgar. Por ese motivo, al final, terminan con la forma de herradura. Este chorizo se puede comer crudo, sin cocinar, ya que su curación suele ser perfecta y tiene un sabor intenso y buenísimo.